Obesidad

La obesidad es un trastorno complejo que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal. La obesidad no es solo un problema estético.

Aumenta tu riesgo de enfermedades y problemas de salud, tales como enfermedad cardíaca, diabetes y presión arterial alta.

 

Síntomas

La obesidad se diagnostica cuando el índice de masa corporal (IMC) es de 30 o más. Tu índice de masa corporal se calcula dividiendo tu peso en kilogramos (kg) por tu estatura en metros (m) al cuadrado.

Causas

Las principales causas de obesidad son las siguientes:

Inactividad

Si no haces mucha actividad, no quemas tantas calorías. Si tienes un estilo de vida sedentario, es muy fácil que todos los días ingieras más calorías de las que usas para hacer ejercicio y para las actividades cotidianas normales.

Dieta y hábitos alimentarios poco saludables

El aumento de peso es inevitable si, a menudo, comes más calorías de las que quemas. La dieta de la mayoría de los estadounidenses tiene demasiadas calorías y, está repleta de comidas rápidas y de bebidas con alto contenido de calorías.

Ciertos medicamentos

Algunos medicamentos pueden provocar aumento de peso si no los compensas con dieta o con actividad física. Entre estos medicamentos, encontramos a algunos antidepresivos, anticonvulsivos, medicamentos para la diabetes, antipsicóticos.

Esteroides y betabloqueantes

Edad

La obesidad puede ocurrir a cualquier edad, incluso, en niños pequeños. Sin embargo, a medida que envejeces, los cambios hormonales y un estilo de vida menos activo aumentan el riesgo de padecer obesidad.

Asimismo, la cantidad de músculo en el cuerpo tiende a disminuir con la edad. Esta menor masa muscular produce una disminución en el metabolismo.

Estos cambios también reducen las calorías que necesitas, por lo que pueden hacer que resulte más difícil evitar el exceso de peso. Si no controlas de forma consciente lo que comes y no haces más actividad física a medida que envejeces, es probable que aumentes de peso.

Complicaciones

Si eres obeso, es más probable que manifiestes diversos problemas de salud graves, como los siguientes:

E

Triglicéridos altos y colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) bajo.

E

Diabetes tipo 2.

E

Presión arterial alta.

E

Síndrome metabólico: combinación de un alto nivel de azúcar en sangre, presión arterial alta, triglicéridos altos y colesterol HDL bajo

E

Enfermedad cardiaca.

Tratamiento

Consiste en el cuidado personal

El tratamiento principal implica hacer cambios en el estilo de vida, por ejemplo, seguir una dieta más saludable y hacer ejercicio.

Ejercicio físico

Realizar una actividad aeróbica durante veinte a treinta minutos cinco días a la semana mejora la salud cardiovascular. En caso de una lesión, es preferible realizar actividades que no requieran el uso del grupo muscular o la articulación lesionados con el fin de preservar la función física y permitir la recuperación.

Adelgazamiento

Puede mejorar la salud cardiovascular y reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la obesidad.

Dieta reducida en carbohidratos

Dieta que limita el consumo de granos, vegetales ricos en almidón y frutas, y enfatiza el consumo de alimentos ricos en proteínas y grasa.

Dieta baja en grasas

Reducir la ingesta de alimentos ricos en grasa, como los lácteos, el aceite y las carnes rojas, para mejorar la salud cardiovascular.

Vitaminas 

Vitamina B2: La riboflavina, conocida también como la vitamina B2, es importante para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo.

Vitamina B3: Llamada niacina y en algunos países vitamina PP, la vitamina B3 participa en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la circulación sanguínea y en la cadena respiratoria. Interviene en el crecimiento, funcionamiento del sistema nervioso y el buen estado de la piel.

Vitamina B6: La vitamina B6 es esencial para que funcionen bien las enzimas (proteínas que regulan los procesos químicos del cuerpo). La vitamina B6 también influye en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, al igual que el sistema inmunitario.

Vitamina C: El ácido ascórbico o vitamina C contribuye con muchas funciones del cuerpo, entre ellas, la absorción del hierro.

Suplementos de “Telemedicina Latina Shop”

PROTEÍNA Y ENERGÍA

PROTEÍNA VEGANA

PROBIÓTICO AVANZADO