Ansiedad

Las personas con trastornos de ansiedad con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias.

Los síntomas pueden empezar en la infancia o la adolescencia y continuar hasta la edad adulta.

Algunos ejemplos del trastorno de ansiedad son: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social (fobia social), fobias específicas y trastorno de ansiedad por separación. Puedes tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad surge de una enfermedad que requiere tratamiento.  

Síntomas

Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:

E

Sensación de nerviosismo, agitación o tensión

E

Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe

E

Aumento del ritmo cardíaco

E

Respiración acelerada (hiperventilación)

E

Sudoración

E

Temblores

E

Sensación de debilidad o cansancio

E

Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual

E

Padecer problemas gastrointestinales (GI)

E

Tener dificultades para controlar las preocupaciones

E

Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

 Existen varios tipos de trastornos de ansiedad:

E

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado.

E

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos.

E

El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud físico.

E

El trastorno de pánico implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico).

Causas médicas

Para algunas personas, la ansiedad puede estar relacionada con un problema de salud oculto. Algunos ejemplos de problemas médicos que pueden estar relacionados con la ansiedad incluyen los siguientes:
E

Enfermedad cardíaca

E

Problemas de tiroides, como el hipertiroidismo

E

Uso inadecuado de sustancias o abstinencia

E

Dolor crónico o síndrome de intestino irritable

E

Diabetes

E

Trastornos respiratorios, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o el asma

E

Abstinencia del alcohol, de medicamentos contra la ansiedad (benzodiazepinas) o de otros medicamentos

E

En ocasiones, la ansiedad puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos.

Tratamiento

Consiste en terapia. El tratamiento incluye psicoterapia o medicamentos, como los antidepresivos. En el tratamiento de la ansiedad, se emplean habitualmente dos tipos de fármacos: los ansiolíticos, y los antidepresivos. Los ansiolíticos más utilizados pertenecen al grupo de las benzodiacepinas de alta potencia (Alprazolam, Loracepam, Diacepam, Cloracepam, etc). Producen un efecto tranquilizante.

Vitaminas 

Vitamina B: Se encarga de procesar los carbohidratos de forma correcta. Por ello, la vitamina B1 es eficaz para mantener una actitud mental positiva; aumentar la capacidad de aprendizaje; aumentar la energía; luchar contra el estrés; y para evitar la pérdida de la memoria

Vitamina B6: Es la responsable de producir los glóbulos rojos y el funcionamiento adecuado de los nervios.

Vitamina B12: Esta vitamina ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del sistema nervioso central.

Suplementos de “Telemedicina Latina Shop”

OMEGA CON DHA

COMPLEJO DE CALCIO CON A & D

COMPLEJO DE VITAMINA C